DerechoTransparencia

Filtración de datos de periodistas revela valor de autonomía: Itei

Olga Navarro explica que el Inai puede revisar la actuación de la Oficina de la Presidencia de la República sin ser juez y parte

La filtración de los datos personales de 263 periodistas que asisten a las conferencias de prensa presidenciales revela la importancia que tienen los organismos autónomos como instancias revisoras, afirma Olga Navarro, presidenta del Instituto de Transparencia, Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Jalisco (Itei).

“La enseñanza tendría que ser en dos vías: la primera para la Oficina de la Presidencia de la República, que muchas veces ha comentado que la existencia del Inai no es necesaria, aquí podemos ver que exactamente sí se necesita”, recalca la funcionaria.

Navarro destaca que el Gobierno federal ha planteado absorber las funciones del Inai, bajo el argumento de que puede hacer su trabajo a través de la función pública o alguna otra entidad, pero el reciente caso del hackeo de la información personal de periodistas que estaba en los servidores del Sistema de Acreditación de Prensa de Presidencia revela que no es así.

“Qué va a pasar cuando una entidad federal caiga en este tipo de equivocaciones y sea la misma autoridad que deba revisar la vulneración. No se puede ser juez y parte, esa es una. Desde allí queda claro, con este ejemplo, la necesidad de contar con un organismo garante nacional autónomo, capaz de poderle dar seguimiento a este tipo de problemáticas”.

Otra enseñanza, indica, es sobre las medidas de seguridad que tiene la Oficina de la Presidencia de la República, al presumirse que la persona que filtró los datos es un ex servidor público de la misma dependencia.

“Hay que revisar estos controles en cuanto cambio de contraseñas, que es algo muy básico, el tema de controles de confianza, de aviso de privacidad y de la confidencialidad en este tipo de prácticas. Que revisen que cuando una persona sale de la dependencia no existe forma de que se lleve información”.

Nota Relacionada: ¿Cuál es la multa más alta por la filtración de datos de periodistas?

Consejos ciudadanos

Olga Navarro detalla que la tercera enseñanza que deja este caso es que los ciudadanos debemos evitar dar datos que no sean estrictamente necesarios, ya sea en el ámbito personal o social.

“Hay que preguntar siempre sobre el aviso de privacidad, y preguntar para qué se van a usar los datos. Si preguntan, por ejemplo, si estás embarazada o no, no lo necesitan saber si nuestro trabajo es de índole intelectual, y puede ser discriminación. No dar más información de la estrictamente necesaria para el ejercicio de nuestras funciones en un trabajo privado o público”.

Por último, aconseja que cuando queramos compartir nuestra vida e intimidad en las redes sociales, cuidemos mucho el disociar los datos. Por ejemplo, evitar decir que estás con tu hijo o hija en la escuela con todo y nombre, o poner cómo se llama el hijo o hija o en cuál grado estudia.

“Mejor subir una foto pero que no se note el escudo del colegio ni mucho menos dar a entender tu nivel económico o cosas parecidas. Evitar que nuestros propios datos den a entender cómo vivimos. Ni subir fotos donde sean identificables los lugares que visitamos o que nos ponen en situaciones de vulnerabilidad”, finaliza la presidenta del Itei.

Nota relacionada: Sanción por filtración de datos de periodistas puede llegar a AMLO

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba