JaliscoNoticias

¿De dónde viene el agua que llega a Guadalajara?

La ciudad se abastece de fuentes superficiales y subterráneas

El agua que llega a Guadalajara es de fuentes superficiales y subterráneas. Las fuentes superficiales son el lago de Chapala y la presa Elías González Chávez, conocida como presa Calderón. En los primeros nueve meses del 2023, Chapala aportó el 63% del agua suministrada a la ciudad, el 22% fue de agua subterránea, la presa Calderón dio el 14% y de los manantiales obtuvieron el 1% restante.

Mientras que los acuíferos de los cuales se extrae el agua son Atemajac, Toluquilla y Cajititlán, los cuales están sobreexplotados. El Sistema Intermunicipal de los Servicios Agua Potable y Alcantarillado (Siapa) es la instancia encargada de dotar los servicios de agua potable, alcantarillado y saneamiento en cantidad y calidad suficiente a los habitantes de Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque y Tonalá, bajo la figura de Organismo Descentralizado del Poder Ejecutivo.

Según el Siapa, hasta septiembre de 2021 tenía registradas un millón 269 mil 895 cuentas de agua, con una población de cuatro millones 196 mil 935 de ciudadanos.

Chapala

La Comisión Estatal del Agua (CEA) describe que el lago de Chapala es el lago natural más grande de México, ubicado en la cuenca Lerma-Chapala-Santiago.  Está a mil 524 metros sobre el nivel del mar, y a 42 kilómetros al Sur de Guadalajara. La CEA destaca que su longitud es de 76 kilómetros de largo por 18 kilómetros de ancho, y tiene una superficie total de 114 mil 659 hectáreas, de los cuales Jalisco ocupa el 86% y Michoacán el 14 por ciento.

Por otro lado, tiene una profundidad media de 8 metros a la cota 97.80 (1,523.80 msnm), según la CEA. Por su parte, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) indica que Chapala tiene un NAMO (Niveles de Aguas Máximas Ordinarias) de almacenamiento de 8126.41 hm3 (hectómetro cúbico de agua). Un hectómetro cúbico de agua equivale a mil millones de litros.

Para la conducción del agua del lago de Chapala se utiliza el denominado Acueducto Chapala Guadalajara. “Esta infraestructura data de principios de los años 80, ya que su construcción inició en 1984 y se terminó en 1991″. Fue diseñado para transferir 7.5 m³/s (metros cúbicos por segundo) de Chapala, mediante una planta de bombeo para vencer una carga total de 138 metros, longitud de 42.4 kilómetros y diámetro de 2.1 metros.

Este es el nivel de las presas más importantes para Guadalajara

Presa Calderón

La segunda fuente superficial más importante que abastece a Guadalajara es la presa Elías González Chávez, conocida como presa Calderón, por estar asentada sobre el cauce del Río Calderón. Se encuentra en el municipio de Acatic y tiene una capacidad de almacenamiento de 80 hm3.

La CEA analizó que, del año 2000 al 2021, la presa Calderón aportó un promedio de 0.93 metros cúbicos por segundo, siendo el 2020 donde hubo una mayor extracción, con 1.34 metros cúbicos por segundo. Este año fue el del encierro por la pandemia por COVID-19, donde los habitantes gastaron más agua debido al lavado de manos y limpieza solicitado para evitar más contagios.

El agua de la presa Calderón se conduce por medio de gravedad en forma directa a la Planta Potabilizadora San Gaspar, “a través de un acueducto de aproximadamente 31 kilómetros de largo, con una capacidad nominal de diseño de 1.5 m3/s (metros cúbicos por segundo) que es utilizado según la disponibilidad de agua en la presa”. Opera desde 1991.

“Este sistema si bien fue diseñado para operar 1.5 m³/s, por la variabilidad del ciclo hidrológico en los últimos años sólo ha aportado en promedio 930 litros por segundo”, detalla la CEA.

Conducción del agua a Guadalajara. Fuente: CEA Jalisco.

Pozos

La CEA explica que la ciudad tiene un sistema de pozos profundos que contribuyen al abastecimiento de agua. Aunque aportaban en promedio el 29.1% del agua total requerida, este porcentaje ha ido disminuyendo debido a la sobreexplotación. Los acuíferos de los cuales se extrae el agua son Atemajac, Toluquilla y Cajititlán.

“Como puede observarse, los déficits van en aumento significativo, por ejemplo el acuífero de Toluquilla, cuyo uso principal es el abasto del AMG (Área Metropolitana de Guadalajara) presenta un déficit de 75.65 hm3 por lo que habría que eliminar el suministro de agua subterránea de alguna de estas dos zonas”, indica la CEA en un análisis realizado en el 2021.

Además, agrega que el Siapa y distintos estudios han alertado que la sobreexplotación de los acuíferos ha traído estos problemas:

  • Disminución de las reservas de agua subterránea a un ritmo cercano a seis kilómetros cúbicos por año.
  • Problemas asociados al hundimiento del subsuelo y fracturas que generan grietas que dañan las edificaciones.
  • Mayor concentración de sales a medida que aumenta la profundidad de extracción.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba