Experto en todoOpinión

Super Bowl LVIII y Brock Purdy alias “Mr. Irrelevant”

Saúl Justino Prieto hace un análisis del trabajo de Brock Purdy, mariscal de campo de los 49’s de San Francisco

El mariscal de campo de los 49’s de San Francisco, Brock Purdy, fue el último prospecto colegial en seleccionarse y ahora, sólo dos años después, puede ganar el Super Bowl. Una historia única y digna de conocerse rumbo a la edición LVIII de este domingo 11 de febrero.

Cada año, las franquicias de la NFL eligen nuevos jugadores procedentes de los equipos colegiales, es decir, de las universidades estadounidenses. Los primeros en asegurar equipo son las estrellas con más prestigio o condecoradas. El último jugador en escogerse es nombrado como “Mr. Irrelevant” o el señor irrelevante, en español; el mencionado Brock Purdy fue el jugador 262 en el orden de selección del draft 2022.

Purdy saltó del futbol americano colegial a la NFL desde Iowa State, un equipo también irrelevante que no ha ganado campeonatos en décadas, pero Brock rompió marcas de rendimiento individual. Aun así, la carrera de Purdy mostraba pocas esperanzas y probabilidades de despegar, ya que pintaba para ser un quarterback suplente; de hecho, fue nombrado tercero en el orden de los mariscales de campo de San Francisco.

Pero llegó el 4 de diciembre de 2022, y ante la lesión de los dos quarterback titulares del equipo, se forzó el debut profesional de Purdy contra Miami Dolphins, y de allí mantuvo su rendimiento hasta llegar a su primer Super Bowl en 2024.

Sin embargo, la escalada de su carrera no ha convencido a personas conocedoras del deporte ni opinólogos, ya que aseguran que Brock Purdy no es de los jugadores más influyentes en los 49’s, a pesar de que los mariscales de campo suelen cargar con el rumbo y el éxito de todos los equipos de futbol americano.

Otros quarterback como Patrick Mahomes, de los Chiefs de Kansas City, quien será su rival este 11 de febrero, cuentan con mayor reconocimiento que Purdy, ya que a éste se atribuye su éxito al plan de juego de los entrenadores o al performance de sus compañeros corredores o receptores.

Hasta las características de su contrato y sueldo hacen la crítica y comparación aún más injusta. Brock Purdy tiene un sueldo de 870 mil dólares al año, mientras que su rival, Patrick Mahomes, gana 59.4 millones al año. Se prevé que los buenos resultados de Purdy lo transformen en uno de los mariscales mejor pagados cuando su contrato actual termine, mientras tanto en la nómina se le sigue considerando como “Mr. Irrelevant”. Pero eso requiere un análisis más profundo.

La posición de mariscal de campo es la más importante en el futbol americano por la influencia que tiene sobre jugadores en otras posiciones, ya que dependen de sus decisiones para lanzar el balón. Por ejemplo, algunos campeonatos del mejor mariscal en la historia, Tom Brady, se definieron en una acción de otros jugadores defensivos o en el pateador; aunque en el caso de Brady, no demeritó su influencia en esos campeonatos. Purdy aún no goza, siquiera, de ese beneficio de duda.

Alrededor de Brock hay jugadores élite, sobre todo el corredor Christian McCaffrey y el receptor Brandon Aiyuk. Y justo por ello, el reconocimiento más notorio que se hace del trabajo de Purdy es que «reparte el juego«. Parece una habilidad mínima dentro del futbol americano, pero para un equipo lo es todo. No cualquier mariscal de campo es tan competente. Jugadores en la misma posición como Cam Newton, Jalen Hurts, Jimmy Garoppolo o Matt Ryan han tenido mucho más reconocimiento y han perdido Super Bowls por falta de entereza en momentos de presión.

Mientras Brock se ha mantenido como titular y ha arribado a esta instancia con estabilidad. De hecho, en la temporada 2022 llegó a la final de la Conferencia Nacional, pero no la jugó por una lesión y el resultado del partido fue una derrota para los 49’s de San Francisco.

Purdy es un mariscal que toma decisiones acertadas en momentos de presión y, sobre todo, en la final de conferencia contra los Lions de Detroit, demostró que también puede hacer jugadas trascendentales en momentos clave, las cuales convierten a jugadores promedio en grandes leyendas.

Este domingo 11 de febrero, “Mr. Irrelevant” o el señor irrelevante tendrá la oportunidad de demostrar que es parte de la élite y más contra los Chiefs de Kansas City que llegan al Super Bowl LVIII, el juego por el campeonato, con la posibilidad de convertirse en una dinastía por su dominio de la liga.

Lee otras columnas de Experto en Todo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba