México y MundoRecreaciónViajes

Los 10 mejores lugares para conocer en Oaxaca

¿Es tu primera vez en Oaxaca y no sabes qué hacer? Así me sentí cuando decidí ir por primera vez a este destino turístico, por lo que te comparto cuáles son los 10 lugares que no te puedes perder en ese estado, principalmente en la capital y sus alrededores.

También te recomendamos hospedarte en un sitio ubicado por el Centro, ya que muchos de estos sitios los puedes recorrer caminando.

Vista de Hierve el Agua
Vista de Hierve el Agua. Crédito: Ilse Martínez.
  • 1. Centro Histórico. Considerado como Patrimonio Mundial Cultural y Natural de la Humanidad, el Centro Histórico de Oaxaca es uno de los sitios más importantes para recorrer, y lo mejor es que puedes hacerlo caminando. La ciudad, fundada en 1529 durante la época colonial, alberga alrededor de mil 200 monumentos históricos, que van del siglo XVI hasta principios del XX. El edificio principal es la Catedral Metropolitana, dedicada a la Virgen de la Asunción, ubicada en Independencia #700; también te recomendamos ir a la Basílica de Nuestra Señora de la Soledad, y al Ex Convento de Santa Catarina de Siena, el segundo monasterio que hubo en la Nueva España. Consejo: De noche hay personas que acuden a bailar al Zócalo, por lo que puedes aprovechar para ir a esa hora.
  • 2. Ex Convento de Santo Domingo de Guzmán. Una joya arquitectónica que en su interior alberga al Museo de las Culturas de Oaxaca, al Jardín Histórico Etnobotánico y a la Biblioteca Fray Francisco de Burgoa. Te recomendamos ir primero al Jardín Histórico Etnobotánico, y posteriormente acudir al Museo de las Culturas de Oaxaca. Ambos son imperdibles. Consejo: Sugerimos que acudas bien hidratado o hidratada y que te pongas bloqueador solar, y prepararte con tu pila en tu celular ya que son lugares muy fotografiables.

  • 3. Calle Macedonio de Alcalá. Este andador turístico es uno de los sitios más característicos de Oaxaca. Las atracciones principales se ubican en las seis cuadras que desde el Zócalo hasta el Jardín Carbajal, de Sur a Norte. De día encontrarás restaurantes y sitios para comprar mezcales, y de noche antojitos oaxaqueños. La vialidad está repleta de artistas, así como de vendedores de productos tradicionales.Consejo: Entre las calles Morelos y Murguía hay un módulo de información para turistas, donde puedes aprovechar para preguntar todas tus dudas y revisar las actividades extras que realizan según la temporada. Por ejemplo, nosotros fuimos en Semana Santa y realizaron actividades musicales en La Catedral y ferias gastronómicas alusivas a la temporada.

  • 4. Mercados. Si quieres probar la gastronomía local así como llevarte un recuerdo de la artesanía, hay tres mercados a los cuales te recomiendo ir: Benito Juárez, 20 de noviembre y Central de Abasto. El Mercado 20 de noviembre, ubicado en la calle del mismo nombre y la calle Aldama,  es el ideal para desayunar o comer la comida local como tlayudas, moles y chocolate, además de que venden distintos tipos de mezcal. No olvides visitar el Pasillo de Humo, que es un lugar donde venden distintas carnes que preparan al momento. Enfrente, por la calle Aldama y el cruce con Flores Magón, está el Benito Juárez, que es un sitio de artesanías y recuerdos. A siete cuadras al Oeste, pasando el Periférico, se encuentra la Central de Abasto, que es el tercer sitio que te recomendamos si quieres probar auténticas memelas y productos a mejor precio. Consejo: Si vas a documentar equipaje y quieres llevar chocolate o mole, en la Central de Abasto venden el producto a mayoreo a un mejor precio. También venden sal de chapulín o gusano a un costo más económico.

  • 5. Monte Albán. A sólo ocho kilómetros de Oaxaca, la declaratoria de Patrimonio Mundial Cultural y Natural de la Humanidad incluye a la zona arqueológica de Monte Albán. El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) refiere que este sitio fue una de las ciudades más importantes de Mesoamérica. Se fundó en el 500 antes de Cristo sobre la cima de una montaña en el centro de los Valles Centrales de Oaxaca y funcionó como capital de los Zapotecas desde los inicios de nuestra era hasta el 800 después de Cristo. De acuerdo con el INAH, en su momento de mayor desarrollo, Monte Albán llegó a tener cerca de 35 mil  habitantes, quienes vivían en su mayoría en las laderas terraceadas de la montaña dedicados a la agricultura. Para la época Clásica son notorios sus vínculos con Teotihuacán. En Monte Albán la influencia teotihuacana se aprecia en su arquitectura, cerámica y pintura mural entre otros aspectos. Consejo: Nosotros tomamos un transporte de ida y vuelta por 100 pesos que no incluía guía. Si quieres solicitar los servicios de algún guía, quienes se encuentran en la entrada, te puede servir para entender mejor el lugar. Si deseas recorrerlo sin ellos, te sugerimos entrar primero al museo de sitio del lugar, y haber ido antes al Museo de las Culturas de Oaxaca, para que conozcas todo lo relacionado a la tumba 7, cuya historia te fascinará.

  • 6. Hierve el Agua. Uno de los lugares obligados para admirar la belleza paisajística de Oaxaca. Ubicado a hora y media de la capital, el parque tiene como principal atractivo unas cascadas petrificadas, así como un manantial que dio origen a las mismas, al cual te puedes meter. Es ideal para tomarte una fotografía en las aguas termales con la barranca al fondo. Consejo: En la zona Centro hay muchas personas que ofrecen servicios de tour a este sitio, pero ninguno lo hace de manera solitaria, por lo que debes ir a otros puntos. En una primera instancia solamente nos interesaba ir a Hierve el Agua, por lo que buscamos la manera de irnos aparte, pero al final vimos que convenía más hacer los tour completos, y no nos arrepentimos. El sitio tiene costo de entrada, el cual la mayoría de las veces está cubierto por las personas que hacen los recorridos, aunque te recomendamos que preguntes.
Vista de Monte Albán. Crédito: Ilse Martínez.

  • 7. Mitla. Es el segundo centro ceremonial más importante en Oaxaca después de Monte Albán. De acuerdo con la descripción del Gobierno federal, además de las columnas, tiene construcciones como salones decorados con mosaicos de piedras engarzadas sin pegamento, que forman grecas de una impresionante belleza, «mismas que suelen replicarse en los textiles y otras artesanías que se producen en la zona. Además, en los alrededores de Mitla, abundan los palenques, o fábricas artesanales de mezcal». Consejo: Puedes aprovechar para conocer este lugar en algún tour, ya que es un lugar pequeño pero indispensable para comprender la cultura oaxaqueña.

  • 8. Árbol del Tule. Es considerado de gran relevancia por el diámetro de su tronco, y porque estiman que tiene una edad de más de dos mil años. El pueblo en el que se encuentra es pequeño pero bonito, además de que sus jardines están muy bien cuidados. Consejo: La entrada cuesta 10 pesos, pero si lo prefieres puedes quedarte afuera e igual se aprecia bien. Es una parada obligada en la mayoría de los recorridos y es rápido de visitar.

  • 9. Textiles. Una de las grandes revelaciones de mi viaje. Tengo que confesar que hice todo por encontrar un tour que no tuviera la parada a textiles porque no me parecía una actividad interesante de realizar… lo que hubiera sido una gran equivocación. Lo que más me impactó, además de que realmente son hermosos, es que la técnica y la dedicación son invaluables. Consejo: Nosotros visitamos el poblado de Teotitlán del Valle, que es un lugar dedicado a la realización de textiles. Si te gustaría adornar tu casa con alguno, te recomendamos llevarte una buena cantidad de dinero, ya que algunos cuestan hasta 60 mil pesos. Pero si lo que quieres es un recuerdo, hay algunos pequeños que puedes adquirir desde 500 pesos. Este lugar también es parte de los tours.

  • 10. Mezcaleras. Ya sea en las mezcaleras que están en las afueras de la ciudad, o los lugares para catar esa bebida tradicional, pero no te puedes ir de Oaxaca sin acudir a alguno de esos sitios, donde suelen dar degustaciones de los distintos tipos de mezcal. Consejo: En las mezcaleras grandes puedes aprovechar para adquirir otros productos vinculados al agave; en mi caso compré sal de gusano que atesoro entre mis condimentos favoritos, pero la variedad es amplia, para todos los gustos y bolsillos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba